Solo un defecto

—Vaya, tranquilo tigre. Caerás dormido antes del postre.

Jake soltó una carcajada.

—Por lo general no soy de beber, pero en serio tienes que probar este Bordeaux. Puede ser el mejor vino que he probado.

Natalie vaciló. «Si no es ahora, ¿cuándo?», pensó. Dejando la cautela de lado, amasó el coraje para decirle a ese hombre despreocupado y asombrosamente guapo que estaba sobria. Mientras las palabras salían de su boca, supo que ese tipo de antecedente podría arruinar las ilusiones.

Diseño Inteligente

Lentamente, casi precavidamente, el doctor se acercó a la última placa petri y contempló el embrión que estaba dentro, gesticulando hacia él como si fuera un tesoro invaluable.

—Ahora, este —comenzó— es muy especial. Es un niño con la garantía de nacer con microcefalia, una enfermedad extremadamente rara, más conocida como la «cabeza de alfiler». Un término cruel, sin duda, pero acertado. Es casi seguro que acarreará enanismo y una deficiencia intelectual grave, así que requerirá dedicación total de su parte para procurar su mejor calidad de vida.

Las estrellas se ven muy diferentes hoy

He sido paramédico casi por una década. Me uní al departamento a comienzos de 2009 apenas terminé la universidad. Había sacado algunas clases para certificarme como enfermero, pero luego me di cuenta de que trabajar en una oficina no iba conmigo. Resultó que estabilizar víctimas de trauma en la parte trasera de una camioneta era más mi estilo.