El transmisor cobró vida.

—¿Hola? Rob, ¿estás ahí? —preguntó una voz.

—Bill, ¿eres tú? —respondí, sorprendido.

—Claro que soy yo. ¿No recuerdas la voz de tu amigo de la infancia?

—Sí, por supuesto. Ha pasado mucho tiempo. ¿Cómo te ha tratado la vida? ¿Cómo están la esposa y los niños?

—La esposa y los niños están bien. Y la vida no me ha tratado ni la mitad de bien de lo que te ha tratado a ti, don astronauta.

—Sí —dije, reclinándome en mi asiento y suspirando—. Supongo que sí.

Le dimos a la lengua por lo que pareció varios minutos, pero cuando revisé el reloj, en realidad habían pasado un par de horas. Ellos también debieron de haberse percatado del tiempo, porque la voz de Bill se puso seria repentinamente.

—Rob, me han estado contando cosas raras de ti.

—¿Ah sí? ¿Como qué?

—Que te has vuelto loco. Que has matado a todos en la estación.

—Eso simplemente no es verdad, Bill.

—Sí lo es.

Le di un vistazo a la silla a mi lado, en donde se estaba descomponiendo el cadáver que solía ser el astronauta Shepard.

—Sí lo es —repetí.

—Estas personas dicen que te pueden ayudar. Que no serás castigado ni nada. Solo tienes que bajar, ¿está bien? Solo tienes que regresar a la Tierra.

—¿Sabes qué? Las cosas se ponen confusas aquí. Ver a todos desde arriba te hace sentir como si fueras un Dios, como si pudieras hacer cualquier cosa —Hice una pausa para efectos dramáticos—. Todas las personas tienen su punto de quiebre, y creo que he llegado al mío. Dile a mi esposa que la amo. Adiós.

Apagué el transmisor. Supongo que ahora traerán a mi esposa. Es una pena, la verdad. Estaba disfrutando hablar con Bill. Fue mi amigo más cercano en la infancia y lloré como una perra en su funeral. Fue muy descuidado de su parte no saber que Bill no dejó ninguna esposa o hijos, pero supongo que es comprensible. Cuando aquella extraña roca lunar se partió por la mitad, y esas cosas salieron arrastrándose, se apoderaron de los cuerpos de todos en la tripulación. Lo único que podían hacer era gritar y tratar de destriparme con sus manos. Los que llegaron a la Tierra deben ser más inteligentes; saben que si mandan un transbordador hacia mí, usaré la estación para destruirlo. Lo que lastima a uno de ellos, los lastima a todos, así que se han conformado con tratar de convencerme para que baje voluntariamente. No me molesta. Se puede poner bastante solitario aquí arriba, es agradable tener a alguien con quien hablar.

Pero creo que el aislamiento me está afectando. A veces, puedo jurar que escucho gritos que provienen de las paredes, a pesar de que soy el único que queda. A veces les devuelvo el grito.

Y ahora, supongo que es una carrera para ver cuál se acaba primero:

El oxígeno, mi cordura o su paciencia.


  • Debimos de hacerle caso a la advertencia, en fin aparentemente fuimos escuchados…

  • No deja de fascinarme este creepypasta, y volverlo a leer con el soundtrack de Interestelar es todavia más increible.

  • Muy buen creepy!! Cuánto tiempo llevará allí arriba solo?

  • Amo las historias del espacio. siempre me ha asombrado y le temo de sobremanera

  • Me parece una pesadilla estar en el espacio y que ocurra algo y no puedas hacer nada y sólo estés ahí esperando que todo acabe.

  • Creo que el oxígeno se acabará primero o la comida como sea el morira la pregunta es porque es tan importante para las criaturas que el baje esa es la verdadera incógnita
    Por otro lado existe la posibilidad de que todo sea parte de un delirio y lo de las criaturas sea falso 🤔🤔🤔🤔

  • hace recordar que los astronautas siempre prefieren darle una solucion al problema antes que acabar con ellos mismos

  • Entonces también están reviviendo muertos? Yo ya no le habria contestado a nadie aunque eso me volviera loca DX

  • Y por que mejor no estrella la estación entera? Xd

  • Pues deben valorar mucho a los posibles huéspedes. Lo más fácil sería dejarlo olvidado y esperar que muera.