Después de una hora y quince minutos extenuantes de escalar, logré arrastrarme hasta el escalón final. El sudor estaba goteando por mi rostro, habiéndose mezclado con las lágrimas. Mis codos estaban desgarrados y había sangre recubriéndome los antebrazos.

No predije lo difícil que sería subir ochenta y siete escalones sin el soporte de mis piernas. Sí, había exactamente ochenta y siete escalones, porque mi rostro había pasado por cada uno y llevé la cuenta para recordarme que nunca quería volver a pasar por eso. Es difícil usar tus piernas cuando tienes una médula espinal partida con tres vértebras completamente fuera de lugar, dos espinillas rotas y un tobillo machacado. Los huesos de mis piernas no dolían porque perdí la capacidad de sentir cuando quedé paralizado.

Finalmente había llegado a la cima del puente. Después de tanto tiempo, creí que alguien me vería arrastrándome, pero nadie vino. Era temprano por la mañana. Después de unos minutos más de empujarme por el asfalto rugoso, me detuve para recuperar el aliento. Me asomé desde el puente. Admito que era una mañana preciosa.

Tras haber descansado lo suficiente para recuperar algo de fuerza, me alcé sobre mis codos descarnados. Al fondo, podía ver el área de tierra por donde me había arrastrado.

Cuando me volví a tirar del puente, esta vez me aseguré de aterrizar sobre mi cabeza.

  • Que valor y dedicación de buscar su muerte… Es eso o quedar como pendejo

  • Hay un dicho por aquí
    «Tenes tan mala puntería que apuntás al suelo y le errás»

  • Cuando todo en la vida te sale mal, hasta morir.

  • Me recordo una pelicula japonesa donde una emvarazada hace eso pero desde un techo

  • Ojalá tuviera esa dedicación para levantarme temprano ;(

  • 🤦🏻‍♀️ Suicidio fallido!!!

  • Quién es el autor o autora de esta historia? 🤔