Comencé a sospechar que mi padre tenía un Doppelgänger desde hace años. En un principio fue por las instancias pequeñas. A veces, algo se sentía diferente en él, mi padre dulce y sensible se mostraba… frío e irritable.

Luego comencé a creer que podía estar en dos lugares al mismo tiempo. Una noche que regresamos del cine, salí del auto antes que mi padre, entré a la casa y me lo encontré en la cocina, pero no recordaba absolutamente nada de la conversación que acabábamos de tener.

El comportamiento extraño de mi padre y sus apariciones misteriosas se hicieron más frecuentes en mi adolescencia. Nunca los había visto a ambos en el mismo lugar, pero con el tiempo empecé a temer que el Doppelgänger estuviera marcando su territorio. Mi padre era mi héroe y lo había sido toda mi vida. Haría lo que fuera para protegerlo.

Después de pasar años esperando a que el fenómeno se resolviera por sí solo, me quedó claro lo que tenía que hacer: debía matar al Doppelgänger.

Empecé a llevar una navaja de bolsillo en todo momento, preparándome mentalmente hasta que tuve la oportunidad perfecta. Esa tarde, mi padre había llegado temprano del trabajo y estaba tomando una siesta en el sofá de la sala.

Iba a encontrar a su impostor.

Comencé revisando las habitaciones. Los baños, la cocina, el pórtico y hasta los armarios, dejando por último la alcoba de mi padre. Le di un vistazo al largo pasillo de madera frente a mí y realmente traté de no sentirme sobrecogido. La idea de apuñalar a alguien me aterraba. Pero sabía lo que tenía que hacer.

Abrí la puerta lentamente. Había una masa debajo de las sábanas.

Era ahora o nunca.

Salté sobre la cama y jalé las sábanas, revelando claramente el rostro somnoliento de mi padre.

Saqué la navaja de bolsillo y la pegué contra su cuello. Esto lo despertó.

—Ahora sí, malnacido. ¡Dime quién demonios eres!

—Qué… Hijo, pero qué estás-

—¡No soy tu hijo! ¡Mi padre está dormido en el sofá, así que ni siquiera lo intentes! ¡Dime quién eres!

Sus ojos perdieron su brillo y su expresión confundida se derritió en una mirada apática que nunca había visto en mi padre.

—Niño, no tienes idea de a qué te estás enfrentando.

—¡Contéstame!

—No puedo, y no lo haré. Lamento que me hayas descubierto, pero esto no te concierne. Si me vas a matar, hazlo. Solo prométeme una cosa.

—¿Qué?

—No hables con el que está en el sótano.


  • Mejor quemar toda la casa hasta los cimientos mientras está fuera su padre favorito.

  • De nuevo no pude imaginar el final ni de cerca con un giro así
    Raser: 3 creepypastas 500 :’v

  • CORRE PERRA, CORRE!
    alv son trillizos 😮

  • ��Aitor�� dice:

    💀seria un tercer doppelganger o el verdadero padre seria el del sotano💀

  • Que buen final. ¡Oh dios! ¡Me ha encantado Willy!

  • ALV, cuántos domingos podría haber tenido ese niño XD
    Nosierto, corre D:

  • La verdad que nunca antes había escuchado ese termino «Doppelgänger», pero por la historia asumo que es un doble impostor o algo así. Me paralizó la idea que exista más de uno 😮