Imagina que eres Dios.

Y que literalmente puedes hacer cualquier cosa. ¿Qué haces?

Bueno, es obvio, ¿no? Puedes hacer que ocurra lo que quieras que ocurra, así que…

Con un chasquido de tus dedos, resides en el paraíso más sensual y placentero. Comes las comidas más exquisitas, servidas por los cuerpos núbiles más angelicales. Solo experimentas lo mejor de lo mejor sin enfermedad, sin bajones. Vives por miles de millones de años sin temor a la muerte.

Pero después de un tiempo, sería aburrido, ¿verdad?

No tendría ninguna gracia. Ningún giro. No habría sorpresa.

Así que obviamente te gustaría una. ¿Qué haces?

Tomas un momento de tu placer infinito para ponerte en una situación en donde eres superado por el villano más magnífico. Y este aporta todo el dolor y la tortura y el sufrimiento que quieres padecer.

Pero después de un tiempo, incluso esto se volvería aburrido, ¿no? Porque tú pondrías todos los términos. Tú planearías todos los giros.

Eres Dios. No hay sorpresas.

Entonces, ¿qué puedes hacer?

Te pones en una situación en la que no tienes tus poderes, ni tus recuerdos. Solo para experimentar los altos y bajos de ser una de tus creaciones. Solo para experimentar lo que realmente se siente vivir, y luego morir. Por diversión.

Súbitamente, te encuentras en donde estás ahora, leyendo esta historia, y el recuerdo de ser Dios se ha extinguido por completo de tu mente. Después de todo, eso es pura fantasía, ¿no?

Ahora no estás aburrido, ¿verdad?

Después de todo, ya no eres Dios.

Dios es el villano.


  • Pues antes creó a personas o animales y hago los juegos del hambre,después provocó una rebelión y hago que todo sea parte de un sueño :v