Rosa fue cegada por una luz brillante. Estaba desorientada, asustada. Sabía que tenía que volver a donde estaría segura.

Tenía que volver a casa.

Bajó la mirada y descubrió que estaba cubierta en sangre. Su respiración se agitó y lágrimas rodaron por sus mejillas. La figura de un hombre apareció en la luz, un hombre enorme que trató de sujetarla.

Sabía lo que tenía que hacer.

Tenía que volver a casa.

Abrió la boca tanto como pudo y arrancó un pedazo del cuello del hombre. Él soltó un gruñido y liberó a Rosa. Los gritos llenaron la habitación, y ahora una mujer se precipitaba hacia ella. Rosa se enderezó y rasgó tres marcas sangrientas en el rostro de la mujer con sus uñas puntiagudas.

Era su oportunidad de volver a casa.

Enterró sus uñas en la piel de su madre y escaló por su pierna, arrastrando el cordón umbilical consigo.

«Solo un poco más», se dijo a sí misma.

Tenía que volver a casa.


  • «En ese momento, la madre de Rosa sintió el verdadero terror».jpg

  • Y yo pensando que se trataba de algún animalito tratando de uir…

  • Pobre mamá 😖, que dolor😱 si así tenía las uñas y dientes no me imagino como le hizo para regresar a su casa y como estaba por dentro su casa😱😱.

  • Otra que se metió con un demonio y no utilizó condón, estas mujeres cascos sueltos de ahora, parecen nuevas.