Cuando nos sacaron por la fuerza de nuestros hogares, le dije a mi hijo que nos estaban llevando a una casa mucho mejor.

Cuando estuvimos viajando por semanas sin un final a la vista, le dije a mi hijo que mientras más camináramos, más nos recompensarían por nuestras tribulaciones.

Cuando finalmente llegamos y fuimos encarcelados, le dije a mi hijo que teníamos que esperar hasta que le dieran los últimos toques a nuestra nueva casa.

Sabía que mentirle era una idea estúpida, pero me sentía perdida. Nuestra vida estaba bien como estaba. No habíamos hecho nada para merecer eso.

Mi papel se redujo a abrazar a mi hijo e ignorar los gritos de afuera. Y cuando ya estaba dormido en mis brazos, la puerta se abrió de golpe. Alguien entró y agarró a mi hijo del cabello. Corrí detrás de él, gritando, rogándole que lo dejara ir, pero fui demasiado débil. Todo pasó en cuestión de segundos y mi hijo se había ido.

Pegué mi oreja a la puerta:

«Comenzaremos la subasta con un niño negro de seis años. Sin duda se convertirá en un joven fuerte. La puja empieza en cien dólares».


  • Muy triste, es una realidad que se vivió y aun sigue viviendose con los secuestros infantiles

  • Estos ultimos creepys son muy tirstes. Creo que el tio creepy quiere hacer llorar a algunos.

  • Doloroso, devastador y el toque que hace una creepypastas totalmente aterradora: que es 100% real

  • Al menos vivirá en una casa bonita y lujosa como le prometió mamá 😊
    Quizá duerma en el piso de un sótano, pero la casa será bonita 🙂

  • Creí que serían judíos, estoy triste y enojada >:’v quería leer sobre jabones

  • Lo peor de estos creepys es que son historias que pasaron y pueden seguir pasando.

  • Creen que es fácil nuestro trabajo?

    Tenemos que caminar por días bajo un sol infernal con poca comida poca agua y para colmo no nos pagan lo que merecemos.
    Valoren lo que hacemos.

  • Por un momento se me vino la idea a la mente «La vida es bella» en el Holocausto 😕