Al criar a mi hijo siendo madre soltera, traté de inculcar en él los valores correctos.

Trevor fue un buen hijo, que estudiaba con esmero y sabía cómo arreglárselas por sí mismo. A lo largo de los años, lo observé crecer en un joven inteligente y exitoso. Sí, mi Trevor tenía un futuro prometedor por delante; tenía la vida en la punta de los dedos cuando, a la edad temprana de veinte años, se enfermó terriblemente.

Oh, si solo hubiese usado protección.

El pobre Trevor llegó a casa una madrugada con un terrible sarpullido rojo y ampolloso por todo su cuerpo. Aunque me tocó instigarlo, al final confesó que había pasado la noche con una mujer misteriosa que conoció en un bar. Una aventura de una noche, explicó. Eso no era propio de mi hijo, pensé que lo había educado mejor que eso.

De ahí en adelante, la enfermedad de Trevor solo empeoró. Unas protuberancias grandes y muy filosas brotaron de su frente, que luego se endurecieron como roca sólida. Sus huesos se contorsionaron hacia afuera y sus uñas alargadas se arremolinaron. Mientras tanto, su piel devastada por el sarpullido se puso aún más áspera y carmesí. Mi único hijo estaba sufriendo, todo como consecuencia de una decisión imprudente.

Oh, si solo hubiese usado protección.

Quise localizar desesperadamente a la persona responsable, la que le había dado a Trevor esa enfermedad terrible que estaba arruinando su vida.

Mis ruegos fueron contestados una noche, cuando una voz seductora me llamó desde un callejón. Pero en vez de la voz de una mujer, era la voz de un hombre. Era una voz que no había escuchado en muchos años, no desde la noche cuando tuve mi propio coqueteo ebrio.

La figura vociferó que Trevor estaría perfectamente bien, y que ese proceso solo era su transición a la adultez. Que esa chica a la que Trevor masacró simplemente era el comienzo, y que, después de sus próximos asesinatos, crecería más fuerte que nunca. Finalmente, la criatura dio un paso desde las sombras, revelando un rostro con cuernos y del color de la sangre. El parecido familiar era innegable, hasta en la sonrisa.

Oh, si solo el padre de Trevor hubiese usado protección. Entonces nunca habría dado a luz a un demonio.

  • Sabía que se trataba de un demonio! Lo sabía!!

  • Una de las mejores historias que he leído. Gracias tío Creppy :’)

  • Jajja el hijo mas deseado?

  • y con esto termino todas tus historias :»v nada mas sad que eso, si tan solo hubiera alimentado mas al cerdo :»c

  • y con esto termino todas tus historias :»v nada mas sad que eso, si tan solo hubiera alimentado mas al cerdo :»c

  • Pues ya no le queda de otra mas que seguir con la tradición familiar de asesinar humanos jaja

  • me encanto esta historia…deberían propagarla en las escuelas para que usen protección jajajaja.

  • Jajaja muy buena! La importancia de la protección niños, no traigan demonios innecesariamente al mundo, solo tengan un sandungueo interespecies sin consecuencias jajajaja

  • No esperaba para nada este final, cuando leí el título lo primero que me pasó por la mente fue : ¡Vaya otro que no usa condón! Pero para nada esto

  • JAJAJAJA ¡Por fin entiendo la referencia!
    Esta es una historia que deberían poner en educación sexual para que los jóvenes tomen conciencia acerca del uso del condón (?

  • En cierto modo nuestras madres nos han visto cómo demonios y han deseado haber usado protección, triste no?