Cuando era niño, tenía un acosador.

Mis padres siempre fueron extremadamente protectores conmigo. Por supuesto, yo lo detestaba, pero supuse que era por ser hijo único. Aun así, me caía mal que todos mis amigos pudieran quedarse solos en casa.

En el verano antes del tercer grado, les rogué a mis padres todos los días que me dejaran regresar a casa caminando. Al principio, se aferraron firmemente a su postura, diciendo que algún secuestrador retorcido seguramente me cogería a media calle. Conforme el verano avanzaba, su terquedad siguió la misma trayectoria hasta que finalmente llegamos a un acuerdo: tenía el permiso de caminar a casa, pero solo si lo hacía con mi vecino, quien era un año mayor que yo.

¡Estaba encantado! Victorias pequeñas, ¿no? El primer día de tercer grado, me sentía muy emocionado al ponerme mi nueva ropa de regreso a clases y arrojar mi mochila sobre mis hombros. Mi vecino llegó a traerme, y también regresamos a casa juntos. Como era de esperarse, ningún secuestrador saltó de los arbustos. Me sentí poderoso, como si nada, nunca, pudiera afectarme.

La primera vez que tuve una corazonada de que algo estaba mal fue hasta un mes después. Mis padres se habían relajado lo suficiente como para salir al trabajo antes de que yo me fuera a la escuela, así que ya se habían ido cuando mi vecino llegó para decirme que no se sentía bien. Dado que su mamá también se había ido al trabajo, pedirle que me llevara no era una opción.

Así que caminé.

Esa mañana, noté que un sedán azul polarizado no dejaba de pasar a un lado mío. Cuando finalmente llegué a la escuela, me había pasado un total de cuatro veces. Incluso siendo un niño, mis alarmas internas estaban zumbando. Pero no se lo dije a ningún adulto, pues nada pasó realmente, y sabía que mis padres me revocarían el privilegio de caminar a casa si lo confesaba.

Se volvió un patrón. Cada día, caminaba con mi vecino y el sedán azul nos pasaba una vez. Supongo que me acostumbré, especialmente cuando no sucedió nada malo.

Resultó ser que estaba pasando algo terrible, solo que yo no me percataba. Lo descubrí cuando la policía me sacó de clases un día para interrogarme sobre mis secuestradores. Estaba confundido, y pregunté si se referían al sedán azul. Cuando me dijeron que no, estaba más que confundido.

Mi mundo dio un vuelco cuando descubrí que el conductor misterioso era un detective privado que había sido contratado para encontrarme. Y solo digamos que las personas amorosas con las que había estado viviendo por siete años no eran mi verdadera familia.

Con razón no querían dejarme solo.

  • Y resulta que la familia biológica es horrible, abusadora y violenta, y el niño extrañará por siempre a sus padres secuestradores.

  • Todos lo asociamos automáticamente al pobre y desdichado Josh, que la Dinovirgen lo tenga en la gloria

  • Que ganas de montarme en un carro extraño esperando a que me devuelva a mi verdadera familia, aunque probablemente acabe en un lote baldío :’v

  • Dónde quedó el josheo? Jaja

  • primero nos golpean con una alerta de josheo,
    y luego nos azotan con un cuento para asustar a tus hijos,
    que es esto? el dia de las dinoreferencias??

  • Supongo quw no todos los secuestradores son malos

  • Como cuando deseas saltarte todo el proceso de adopción XD

  • Yo pensaba que el vecino tenía algo que ver sjsjs

  • Ese triste momento cuando te das cuenta que tu familia en realidad es un espejismo de algo que estuvieron protegiéndote…

  • Empezaba a creer que era un caso de joshismo agudo 😮

  • Me trajo recuerdos de Penpal ❤️❤️❤️❤️

  • Vi una película muy interesante con la misma trama, pero no recuerdo el nombre maldita sea…

  • Eres tú Josh?

  • Esta es una gran historia para asustar a mi hijo xD

  • Vamos!!!! El chaval tenía un hogar lindo donde lo protegían, lo querían… Cómo serían los otros padres

  • Me recuerda a la historia de la otra pagina, Terror en Aumento. «Sé que mis padres me querían mucho, pero…» esta no tan perturbadora

  • Con.l fue q sus propios secuestradores fueron tan despistados como para qs lesesxalsra ese deetslle pero bueno para un niño es traumático sabes q a kienes amas no son las mejores personas… Y si igual esperaba algún tipo d violación

  • Tremenda sorpresa se llevó!

  • Ah caray! Como que el sedan azul no me quería secuestrar ._.

  • ¿Y luego qué?
    ¿Sus nuevos padres también lo limitan o se arriesgan a que vuelva a ser robado?